Company Logo

Calendari

loader

Col·laboradors

     

Pizzeria La Riera

Black and White Platja d'Aro

Pul Vàs - Platja d'Aro

Chess Puzzle

Anècdotes

Se cuenta que Alekhine, el campeón del mundo, estando en Leningrado va a un café y se dirige a jugar una partida de ajedrez y le dice a uno que estaba ahí, “-Juguemos una partida, le doy la torre de ventaja-”, y el tipo dice: “-¿Qué? ¿Por qué? ¡Si Usted ni siquiera me conoce!-”, y Alekhine contesta, “-Pues, precisamente por eso.-”

***********************************************************************************

Durante la Primera Guerra Mundial, un famoso ajedrecista dio una exhibición de simultáneas a unos internados en un campo de concentración. Cuando la sesión tocaba a su fin, se entabló el siguiente diálogo entre un prisionero y el simultaneador:
—Maestro, cuando un Peón llega a la octava fila, ¿se puede pedir lo que se quiera?
—Sí—le constesto éste.
—Entonces, deme usted un filete.

***********************************************************************************

Una vez un periodista le preguntó al ex campeón del mundo Boris Spassky lo siguiente:
- “¿Por qué se separó Ud. su segunda esposa Larissa?”
A lo que Spassky le respondió :
- “Es que éramos como alfiles de distinto color. ¡No nos podíamos ver ¡"

***********************************************************************************

En un Torneo Internacional, el Gran Maestro Tartakower decidió iniciar una de sus partidas con 1.b4. Dicha apertura era de lo más extravagante para los cánones de la época, así que al finalizar la misma, uno de esos periodistas que nunca faltan entrevistó a Tartakower para preguntarle quien le había sugerido tan misteriosa salida.
El GM polaco nacionalizado francés quitó hierro a la pregunta del periodista contestando:
-"¡El orangután del zoológico!"
Y así es como hoy en día, la jugada 1.b4 se conoce con el nombre de "Apertura Orangután"

***********************************************************************************

En una ocasión, David Bronstein tardó 40 minutos en mover su primer pieza! y luego ganó la partida, ¡un fenómeno! Cuando le preguntaron por qué, respondió mirando fijamente al tablero: "Estaba pensando donde había puesto las llaves de mi casa".

***********************************************************************************

Un día se puso a jugar a ciegas contra un GM ruso muy amigo suyo. Luego de 25 jugadas las negras abandonan. Granda, que jugaba con blancas, le pregunta a su amigo el por qué de su decisión, si la posición de las negras era sostenible. El GM ruso le muestra una serie de combinaciones que había calculado. Granda, sin chistar, las refuta... a ciegas!!! una por una.

Meses después, Granda se enfrenta a su amigo ruso con el cual, luego de 25 movimientos, llega a la misma posición, pero con la diferencia que esta vez él tenía las piezas negras.

Su amigo, el GM ruso, le ofrece tablas. Granda rehusa el ofrecimiento, y luego de una serie de movimientos forzados, derrota a su amigo ruso. Sorprendido, el gran maestro ruso le pregunta a Granda ¿Esa variante no la vimos en la partida a ciegas, verdad? y Granda le contesta ¿no la vimos? ... ¡No la viste!

************************************************************************************

El campeón del mundo Steinitz jugaba en un café apostando con otras personas. Un jugador mediocre de ajedrez iba todos los días a retarlo, aunque siempre perdía. Esto representaba un ingreso fijo para Steinitz. Un día, un amigo del campeón le dijo que dejara ganar a su "cliente" de vez en cuando para que no se desanimara y continuara retándolo y pagándole. Steinitz siguió el consejo: comenzó con una mala apertura, sacó a la dama prematuamente y después de unas jugadas su adversario le capturó la dama por lo que Steinitz abandonó. Su adversario exclamó "¡Por fin he conseguido mi objetivo, he derrotado al gran Steinitz!". Después de eso nunca volvió a retarlo.

************************************************************************************

Dos anécdotas del ex-campeón del mundo Mikhail Tal, famoso por su gran nivel en partidas rápidas y por la espectacularidad de sus partidas, ya que gustaba de sacrificar piezas constantemente:

En unas Olimpíadas estaba el equipo peruano jugando partidas rápidas, hasta que llegó Tal cargado de cosas a la Villa Olímpica y viendolos jugar, les dijo "Ahora regreso, voy a dejar estas cosas y vuelvo". Apenas se fue Tal el equipo peruano desapareció, y cuando regresó Tahl a jugar, no encontró a nadie...

En otra ocasión, Tal se enfrentó en la primera ronda de unas Olimpíadas con un ajedrecista uruguayo. La partida estaba más o menos equilibrada hasta que en un momento, Tal decide hacer una de las suyas sacrificando una pieza, y el sacrificio no era para nada claro. Ante la sorpresa mayúscula de Tal y de los compañeros de equipo del uruguayo, este decide abandonar. Cuando sus compañeros le preguntan por qué lo había hecho, éste les contesta:
- Ganar, me puede ganar... ¡Pero premio de belleza no me va a hacer!

**************************************************************************************

En unas simultáneas, Fischer ganó la dama a su rival, y éste volvió a ponerla en el tablero al irse el americano. Continuó el juego normalmente y el hombre se vanagloriaba ante los espectadores de que el genio no se había dado cuenta. Siete jugadas más tarde, Fischer volvió a ganarle la dama, y esta vez se la metió en el bolsillo y se la llevó, sin mediar palabra.

**************************************************************************************

En una importante competición, Petrosian tomó la dama para ejecutar una jugada. Al instante se dio cuenta que al mover la dama quedaba totalmente perdido, así que metió la dama en su taza de café como si se tratase de un error mecánico y luego pidió disculpas a su rival.

**************************************************************************************

Cuentan del Campeón Lasker, que viajando por Alemania, recaló en un bar donde había varios parroquianos jugando al ajedrez. Tras jugar varias partidas con un aficionado y vencerle en todas ellas sin inconvenientes, éste le dijo: "Amigo, Ud. debe ser un gran jugador de ajedrez. ¡Fíjese que a mí me dicen el Lasker del pueblo!"

**************************************************************************************

Otra de Lasker. Cuentan que, también viajando por Alemania, dio con un club de ajedrez en donde uno de los aficionados hacía de "maestro" dándoles la ventaja de un caballo a todo aquél que quisiera jugar con él. Lasker, sin decir quien era, se sentó a jugar, y para divertirse, se dejó ganar. Una vez terminada la partida, le dijo a su adversario:
- Ud. me ha ganado porque, al darme un caballo de ventaja, su torres tienen movimientos antes que las mías. Deje que sea yo quien le dé el caballo de ventaja y veremos que pasa.
Jugaron otra partida, y gano Lasker rápidamente. Y le dijo:
- Y si en vez de un caballo de ventaja le doy los dos, ¡Mejor aún!
Jugaron una tercera partidas, y Lasker volvió a ganar en pocas jugadas.

**************************************************************************************

Con ocasión del Torneo de Londres de 1862, se jugaron varias partidas de exhibición que hicieron las delicias de los espectadores. Una de ellas fue en consulta entre Anderssen, Dubois y Paulsen, que llevaban piezas blancas, contra Lowenthal, Boden y Kennedy. Antes de empezar, Anderssen se dirigió a sus dos compañeros en consulta y les dijo: "Hemos de distribuirnos el trabajo, así que Paulsen hará las jugadas precisas; Dubois hará las brillantes, y yo haré las malas."

**************************************************************************************


Cuenta la leyenda que hace ya muchos años, el todopoderoso Capablanca jugó con un experto ajedrecista de Nueva York. Olvidando momentáneamente que era invencible, Capablanca perdió. Ante este imprevisto resultado, los espectadores se quedaron asombrados. ¿Como un campeón del mundo había perdido contra un jugador muy inferior a él? - ¿Cuántas jugadas puede usted preveer sobre el tablero?, le preguntó un aficionado a Capablanca. - Al menos diez, respondió el campeón del mundo. - ¿Y cuántas jugadas puede usted pensar por adelantado?, le preguntaron al ganador de este particular encuentro. Y él replicó: - Sólo una. - Aquí hay una confusión: ¿cómo un jugador que sólo puede pensar por adelantado una sola jugada, derrota a otro que puede pensar diez? Entonces el vencedor explicó: -Yo pienso una sola jugada, ¡pero es siempre la mejor!

***************************************************************************************

Wilheim Steinitz, cuando era Campeón Mundial, viajaba en un tren por Europa y entabló conversación con un comerciante y su hija de 5 años. Cuando él explicó a que se dedicaba, la niña le dijo:
- ¿Y Ud. todavía juega al ajedrez? Yo jugaba cuando era pequeña, pero ahora ya no.

***************************************************************************************

Antes de que se iniciaran los campeonatos oficiales del mundo, ocurrió un curioso incidente en una ceremonia presenciada por muchos maestros de ajedrez de la época: un miembro de la realeza (que poco entendía de ajedrez) alabó las virtudes del juego y propuso un brindis por "el mejor jugador del mundo"; pero para sorpresa de todos, súbitamente tres ajedrecistas se pusieron en pie: Steinitz, Blackburne y Zukertort.

***************************************************************************************


En una partida de Candidatos contra Karpov, Korchnoi no estaba seguro si podía enrocarse en un momento dado, porque su torre pasaba por una casilla atacada, más no su rey. Decidió levantarse y preguntar al árbitro si en esa posición era posible el enroque o no. El árbitro lo miró unos segundos con cara de asombro y también entró en duda debido a que el gran maestro dudara en principio. Se debió recurrir a un manual para solucionar la incognita. Tras comprobar que podía enrocar, Korchnoi realizó el movimiento ganador y Kárpov abandonó.

Share


Licencia Creative Commons Escola d'Escacs Costa Brava es troba sota llicencia Creative Commons Reconeixement-NoComercial-CompartirIgual