Company Logo

Calendari

loader

Col·laboradors

     

Pizzeria La Riera

Black and White Platja d'Aro

Pul Vàs - Platja d'Aro

Chess Puzzle

Frases Celebres

 

Edgar Allan Poe (1809-1849), poeta y novelista norteamericano

El ajedrez es una frivolidad primorosa.
 
El mejor jugador de ajedrez del mundo no puede llegar a otra cosa que ser simplemente el mejor jugador de ajedrez.


 

Fernando Arrabal (nacido en Melilla en 1932). Dramaturgo, novelista y articulista

Quisiera jugar una partida con Dios y ganársela.
 

Matemáticas + ajedrez = teatro

 
El antirracionalismo me sirve para jugar al ajedrez, las matemáticas para meditar y los arrebatos sensuales me conducen a Dios.
 
El ajedrez es la esencia de lo inútil y de lo sabio.
 
Vivimos actualmente una época formidable en su triple acepción: bella, hermosa y que da miedo. El ajedrez y las matemáticas lo muestran mejor que nadie.
 
En el ajedrez, lo más importante no son el rey y la reina, sino los peones, el hombre.
 
En ajedrez de nada sirve pensar; hay que reflexionar antes.
 
Cuando me siento abatido me doy jaque mate a mí mismo.
 
Juego al ajedrez como si mi partida fuera a analizarla mi enemigo.
 

Juan José Arreola (1908-2001), polifacético artista mexicano

El ajedrez es la forma de conformarse del hombre para saciar su sed, su nostalgia de infinito, conformarse en hacer la guerra allí en un espacio limitado pero al mismo tiempo capaz de alojar al infinito.¿cuál es el infinito? Las infinitas complicaciones que crean entre si las piezas del ajedrez. El ajedrez es el único juego que vale la pena jugar porque nos sobrepasa, como las piezas de Shakespeare, las novelas de Dostoievski o los más grandes poetas de la humanidad que han hecho algo que se acerca a lo imposible, pero todos se quedan en el umbral. Me di cuenta de que el ajedrez es imposible para el hombre, está mas allá de su alcance. Las posibilidades de movimientos que se pueden hacer son verdaderas monstruosidades.
 
El ajedrez se trata de un duelo de un hombre contra otro, donde lo que es la personalidad del hombre queda comprometida. Cada jugador lucha contra su enemigo interior que es su torpeza o sus hallazgos.
 

Jacinto Benavente (1866-1954), dramaturgo español

El ajedrez, interesantísimo; es juego de dioses: ¡manejar a nuestro antojo un mundo en pequeño con todas sus figuras! Quién sabe si el mundo no será en resumidas cuentas más que eso, un gran tablero de ajedrez al que unos seres superiores juegan con nosotros como nosotros jugamos con las figuras del ajedrez.


Juan Benet (1927-1993), narrador, ensayista y dramaturgo español

En la vida, como en ajedrez, las piezas mayores pueden volverse sobre sus pasos, pero los peones sólo tienen un sentido de avance.


 

Ingmar Bergman (nacido en 1918), director de cine y escritor sueco

Caballero: Juegas al ajedrez ¿verdad?
La Muerte: ¿Cómo lo sabes?
Caballero: Lo he visto en los cuadros y lo he oído en las baladas
La Muerte: Sí, a decir verdad soy muy buena jugadora de ajedrez
El caballero: Pero no eres mejor que yo.
 (De la película “El séptimo sello”)
 
Alfred Binet (1857-1911), psicólogo francés
Si pudiéramos observar el interior de la cabeza de un jugador de ajedrez, encontraríamos ahí un mundo lleno de sentimientos, imágenes, ideas, emoción y pasión.
 

Simón Bolívar (1783-1830), caudillo independentista venezolano

El ajedrez es un juego útil y honesto, indispensable en la educación de la juventud.
 
Napoleón Bonaparte (1769-1821), emperador de Francia
El ajedrez es un juego sin par; regio e imperial.


 

Jorge Luis Borges (1899-1986), escritor argentino

El ajedrez es uno de los medios que tenemos para salvar la cultura, como el latín, el estudio de las humanidades, la lectura de los clásicos, las leyes de la versificación, la ética. El ajedrez es hoy reemplazado por el fútbol, el boxeo o el tenis, que son juegos de insensatos, no de intelectuales.
 
Dios mueve al jugador, y éste, la pieza/ ¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza?. (De uno de los poemas titulados “Ajedrez”).


 

Gianni Broi, artista italiano

Uso el cementerio como un tablero de ajedrez, cuyos cuadrados son las tumbas monumentales de las grandes personalidades enterradas allí.
 

Lord Byron (1788-1824), poeta inglés

La vida es demasiado corta para el ajedrez.


 

Miguel de Cervantes (1547-1616), novelista español

Brava comparación -dijo Sancho-, aunque no tan nueva, que yo no la haya oído muchas y diversas veces, como aquella del juego del ajedrez, que mientras dura el juego, cada pieza tiene su particular oficio; y en acabándose el juego, todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura. (El Quijote)
 

El ajedrez es semejante a la vida.


 
Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930), médico y escritor escocés
El sobresalir en el ajedrez, Watson, es signo de una mente intrigante.
(La aventura del fabricante de colores retirado).
 

Julio Cortázar (1914-1984), escritor nacido en Bélgica de padres argentinos

El ajedrez es un juego que me apasionó de joven, pero un buen día me empezó a tomar demasiado tiempo y entonces lo eliminé.
 
“...un mundo donde te movías como un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil”. (“Rayuela”).
 

Raymond Chandler (1888-1959), novelista norteamericano

El ajedrez es el más grande desperdicio de la inteligencia humana después de la publicidad.
 

Ernesto Che Guevara (1928-1967), líder revolucionario argentino

El ajedrez constituye un medio eficaz para la educación y formación del intelecto del hombre.
 
El ajedrez es un pasatiempo, pero es además un educador del raciocinio.
 
Tú sabes, camarada Pachman, que no disfruto al ser un ministro; preferiría jugar al ajedrez como tú.
 

Chernev, escritor y maestro de ajedrez

Del ajedrez se ha dicho que la vida no es lo suficientemente larga para él. Pero eso es culpa de la vida, no del ajedrez.
 
Richard Dawkins (1941), científico nacido en Kenia de origen inglés

Personalmente, yo prefiero mirar hacia el futuro en donde un programa de computadora gane el título mundial de ajedrez. La humanidad necesita una lección de humildad.


 
Feodor Dostoyevsky (1821-1881), novelista ruso

El hombre es un frívolo, una criatura engañosa y como un jugador de ajedrez, se preocupa más por el proceso de obtener su meta que de la meta por sí misma.

 


 

Marcel Duchamp (1887-1968), artista francés

Las piezas de ajedrez son los componentes del alfabeto que da forma a los pensamientos; y estos pensamientos, además de hacer un diseño visual del tablero de ajedrez, expresan su belleza de manera abstracta, como un poema… He llegado a la conclusión personal de que mientras que todos los artistas no son jugadores de ajedrez, todos los jugadores de ajedrez sí que son artistas.
 

Todavía soy una víctima del ajedrez. Tiene toda la belleza del arte y mucho más. No puede ser comercializado. El ajedrez es más puro que el arte en su posición social.


 
Albert Einstein (1879-1955), científico alemán

El ajedrez detiene a su maestro dentro de sus propios vínculos, encadenando la mente y el cerebro, por lo que la libertad interior del más fuerte debe sufrir.


 
Sir Arthur Eddigton (1882-1944), físico inglés
Supongamos que existan ocho vías principales en el átomo, ocho órbitas posibles para un electrón, de modo que éste tenga en cada momento nueve posibilidades: saltar a una de las órbitas o quedarse donde está. Este ágil electrón nos recuerda al caballo de ajedrez. Muy bien. ¿Por qué no describir el átomo como un tablero de ajedrez que contiene un caballo?
 
Estudio de los doctores Petrov, Diakovsky y Rudik, Moscú 1926
"Las cualidades físicas y psicológicas que requiere un maestro de ajedrez y, por lo tanto, que desarrolla el juego en las personas son: 1) Buen estado de salud. 2) nervios sólidos. 3) dominio de sí mismo. 4) facultad de distribuir la atención entre objetos sin nexo aparente. 5) sensibilidad para captar situaciones dinámicas. 6) espíritu contemplativo. 7) alto grado de desarrollo intelectual. 8) carácter lógico del pensamiento, pero en el dominio experimental. 9) objetividad y realismo. 10) memoria especializada. 11) poder de pensamiento sintético y 'sentido posicional'. 12) facultad de combinar. 13) voluntad disciplinada. 14) gran actividad de los procesos intelectuales. 15) disciplina de las emociones y de la afectividad. 16) confianza en sí mismo.
 

Benjamin Franklin (1706-1790), filósofo, político y científico norteamericano.

La vida es como el ajedrez: con lucha, competición y eventos buenos y malos.


 

El juego del Ajedrez no es solamente una diversión quieta; algunas cualidades muy valuables de la mente se pueden adquirir y cultivar con él, como convertirlos en hábitos disponibles para toda ocasión; ya que la vida es algo así como el ajedrez.


 
Al jugar al ajedrez entonces, podemos aprender: Primero, previsión... Segundo, prudencia... Tercero, cautela... Y al final, aprendemos del ajedrez el hábito de no ser desanimados por apariencias malas presentes en el estado de nuestros asuntos, el hábito de la esperanza por una oportunidad favorable y la perseveración de los secretos de los recursos.
 

Sigmund Freud, austriaco (1856-1939), padre del Psicoanálisis

Los pasos requeridos para dominar el juego de ajedrez son similares a las técnicas psioanalíticas.
 
Erich Fromm (1900-1980), psicoanalista germano-estadounidense
Ajedrez: Una actividad donde los problemas deben ser resueltos: con la razón, con la imaginación y con la conciencia. Una necesidad de realizar, de que lo que se hace tenga impacto, despierte interés y sea objeto de una respuesta de los demás. El principio de efectividad se hace presente por el amor y el trabajo productivo.
 

Julien Gracq, escritor francés

Lee las partidas como si se tratara de novelas de aventuras. Concibió la actitud de un espectador de una partida de ajedrez como más natural que la del jugador. (Fernando Arrabal sobre Julien Gracq).
 

Ramón Gómez de la Serna (1888-1963), escritor y periodista español

El pensador de Rodin es un ajedrecista al que le han quitado la mesa... (Greguería).
 

Johann W. Goethe (1749-1832), escritor y pensador alemán

El ajedrez es prueba de inteligencia.
 
Las ideas audaces son como las piezas del ajedrez que avanzan hacia delante. Ellas pueden ser vencidas, pero también pueden iniciar una partida victoriosa.
 

G. H. Hardy (1887-1947), matemático inglés

Un gambito de ajedrez puede sacrificar un peón o tal vez una pieza mayor; un matemático arriesga toda la partida
 
Los problemas de ajedrez recuerdan a los ejercicios de matemáticas y el juego en sí es una sinfonía de melodías matemáticas.
 
Luis Ignacio Helguera (nacido en 1962), ensayista y poeta mexicano
El ajedrez nos recuerda que el mundo es un conjunto de posibilidades casi infinitas y que hay que decidirse por una.

Share


Licencia Creative Commons Escola d'Escacs Costa Brava es troba sota llicencia Creative Commons Reconeixement-NoComercial-CompartirIgual